Meditación contra la ansiedad

Hola de nuevo. En mi último artículo acabé hablando de la meditación como terapia para afrontar las adversidades de la vida. Hoy voy a profundizar un poco más en la técnica de la meditación propiamente dicha y también voy a hablar de su relación con la ansiedad.

Cambia tu frecuencia

Nuestro cerebro está siempre activo, incluso cuando dormimos. Miles de pensamientos nos invaden a diario sin parar…. desde luego resulta agotador. Por suerte, la meditación es una técnica que podemos utilizar para apaciguar la denominada “mente de mono”, cuando nuestro cerebro está tan agitado que salta de una cosa a la otra de forma frenética, pudiendo causar ansiedad en algunos casos.

La verdad es que si eres un meditador nuevo, puede ser que sientas ansiedad más intensamente durante tus primeras sesiones. Es algo frecuente cuando meditamos: nos sale a la superficie lo que más tememos. Dicho esto, es recomendable ser persistente ya que los beneficios de tu práctica se van a notar en cuestión de días. Aunque la ansiedad es algo que nunca desaparece por completo, meditar ciertamente va a ayudarte. Intenta encontrar un rato todos los días, cuando mejor puedas acomodar la sesión, que no tiene que ser muy larga, es mejor ser constante. Todo en la vida es cuestión de prioridades, si realmente quieres puedes sacar el tiempo necesario para ello. El resto son excusas.

meditacion
Foto de besthealthmag.ca

La ansiedad, a raya

En realidad, meditar es muy simple. Hay muchas escuelas diferentes, pero al final se trata de sentarte (o echarte) quieto a observar la mente. No hay que sentir presión, recuerda que buscamos calma. Simplemente dejar que fluya. Empieza progresivamente y verás como puedes ir aumentando la duración de la práctica sin esfuerzo.

Por suerte o por desgracia, la meditación es la única terapia natural que existe para tratar los problemas de ansiedad. Desde luego prefiero intentar sanarme con esta técnica que no a base de pastillas. ¿Y tú?

 

Author: admin