Por qué pasar tiempo solo es bueno para ti

Como dijo Paul Tillich, “el lenguaje creó la palabra ‘soledad’ para expresar el dolor de estar solo, y creó la palabra ‘solitud’ para expresar la gloria de estar solo”. De esta cita se puede extrapolar que la soledad o la solitud depende de nuestro punto de vista, pues pasar tiempo solo puede llegar a ser el mejor regalo del mundo.

Aunque la tecnología dificulta cada vez más poder “desconectar”, es recomendable encontrar tiempo para nosotros ya que es una vía de autodescubrimiento muy poderosa. Pararnos a mirar hacia nuestro interior y reflexionar es una práctica poco frecuente hoy en día que es aconsejable cultivar para nuestro bienestar.

CONTIGO MISMO

Hay muchas opciones a la hora de dedicarnos tiempo a nosotros mismos, desde un baño relajante a un paseo, si solo disponemos de unas horas, a un viaje en solitario si ya nos sentimos cómodos con nuestra propia compañía y somos lo suficientemente valientes como para emprender una aventura solos.

Nos daremos cuenta de que se inicia una charla con uno mismo, a menudo para llegar a un estado meditativo. Para esto, es necesario activar nuestro maestro interior y eliminar todos los estímulos exteriores. Se despierta así un nivel de consciencia óptimo para ver claramente los comportamientos de la mente y de estar en el presente, ya que nos ayudará a controlar la consciencia.

Foto de Katrinamayer.com
Foto de Katrinamayer.com

LA SOLITUD, ¿TU NUEVO HOBBY?

A pesar de que a muchas personas les resulta imposible pasar unas horas a solas con sus propios pensamientos, la práctica consiste en ser capaz de llegar a encontrar paz en la solitud. Lejos de verlo como un castigo o algo aterrador, explorar nuestra consciencia nos hará subir la autoestima y poder tomar mejores desiciones.

Pasar tiempo solo es pues una forma más de desarrollo personal, de crecimiento y autoexploración. Nos ayudará a ver la realidad desde otro punto de vista y a analizar nuestra personalidad y cómo esta va cambiando con el tiempo según las experiencias vividas.

 

Author: admin