Ponte las botas y a caminar

Hoy voy a basarme en el artículo anterior, sobre la importancia de pasar tiempo con nosotros mismos, para proponerte una actividad que hace tiempo que practico y que recomiendo por sus numerosos beneficios físicos y psíquicos. En realidad,  solo necesitas unas botas de montaña. ¿Ya has adivinado mi hobby?

UNA MISMA ACTIVIDAD CON MUCHOS NOMBRES

Correcto, se trata del senderismo. También es conocido como trekkinghiking. Y es tan sencillo como escoger un buen calzado, una ruta que se adapte a tu nivel de forma física en un entorno que sea de tu agrado y listo. Ya puedes empezar a andar. Recuerda que lo más importante es disfrutar del camino. Yo misma a veces no llego a ninguna cima ni culmino mi ruta de ninguna forma. Simplemente ando y ando y mi mente entra en un estado meditativo que ayuda a reconectarme conmigo misma.

Caminar es una actividad muy metafórica con la que puedes establecer numerosos paralelismos con la vida misma. Así pues, disfruta del camino, te tengas prisa en llegar, tómate el tiempo que necesites y descansa cuando quieras, tú te marcas el ritmo. Si te caes, levántate. Si vuelves a caerte, vuelve a levantarte. Y, sobre todo, nunca nunca pares de andar.

Foto de hamptonscalgary.ca
Foto de hamptonscalgary.ca

ALLÁ DONDE ESTÉS

Es cierto que dependiendo de donde vivas tus opciones se verán más limitadas. Pero esto no es ningún inconveniente sino una invitación a aceptar la situación y adaptarte a ella. Recuerda que puedes practicar la aceptación en cualquier momento con las situaciones más cotidianas. Y ten en cuenta que si solo tienes unas horas para hacer senderismo a lo mejor no tendrás tiempo de hacer la ruta que quisieras pero sí puedes planear tus vacaciones en función de las rutas que tengas en mente y convertirte en el “viajero con botas”.

botas montaña
Foto de huffingtonpost.ca

UN SINFÍN DE BENEFICIOS

Empezamos por los beneficios físicos de caminar. Al tratarse de un ejercicio aeróbico, el senderismo ayuda a mejorar la salud cardiovascular reduciendo el riesgo de padecer enfermedades de corazón. Asimismo, el desgaste calórico que se produce durante la actividad influye positivamente en el control de nuestro peso corporal. Debido a su intensidad, favorece una buena calidad del sueño y aporta tonificación muscular en el tren inferior.

A un nivel más interno, caminar nos aporta una salud mental como pocas actividades físicas distintas. Como comentaba al principio, es algo que puedes hacer si necesitas dedicarte un tiempo a solas, aunque por otro lado, también puede ser una actividad socializadora: tú eliges en función de cómo te sientes. Al segregar endorfinas, además, nos hace sentir más optimistas, algo que también está relacionado con el hecho de respirar aire puro y estar rodeados de naturaleza y belleza paisagística. Esta combinación ayuda a su vez a reducir los niveles de estrés y a favorecer el bienestar holístico.

En conclusión, creo que has podido comprobar que el senderismo es altamente beneficioso para ti a muchos niveles distintos. Si aun no lo has probado, te animo a que lo hagas. Te dará un poco de “me-time” para reequilibrarte y volver con las pilas bien cargadas.

 

 

 

 

 

 

Author: admin